Errores en la estrategia de contenidos

En Web Posicionamiento te guiaremos en la búsqueda de los errores que pueden arruinar tu estrategia de contenidos para que te cuides de no caer en ellos. Cualquier falla genera un impacto negativo difícil de difuminar en tu comunidad de redes sociales y otras plataformas de Internet. La creación de material de calidad con el mensaje adecuado según tu tipo de audiencia son claves para el éxito.

Elementos que anuncian la muerte de tu estrategia

Detrás de cada simple imagen, vídeo, infografía y texto que compartas en las plataformas digitales debe existir un propósito, un mensaje y un contenido de calidad. Si tienes esto claro en tu mente el caos se irá por la puerta y no volverá.

El marketing de contenidos es crucial en la gestión de redes sociales y blogs. La improvisación es el peor enemigo de la creación y eso se va a reflejar en tus resultados. Toma un momento y evalúa ¿qué está saliendo mal con tu estrategia? O mejor aún, ¿tienes una táctica definida para tu público? Es importante que te sinceres y rectifiques a tiempo antes de perder a tu comunidad y dejar una mala impresión.

Crear contenido va más allá de diseñar, elegir bien los colores de una pieza visual o redactar un buen mensaje, encierra todo un proceso previo del que depende el engagement de tu comunidad y posterior en el monitoreo correcto de los resultados obtenidos. Al lanzarse al mundo del marketing digital las trampas para principiantes pueden costar mucho. Hoy te ayudaremos a identificar esas que tienes que evitar a toda costa.

Errores que pueden arruinar tu estrategia de contenidos

No llevar un plan de publicación

El plan de publicación no existe por casualidad, es esa herramienta que permite priorizar la información que se comparte, llevar una línea de tiempo del contenido, la evolución del mismo y las respuestas que genera en el público.

Un gestor de contenido tiene que lidiar con un calendario que le permita conocer las fechas importantes para publicar: navidad, días festivos, inicio de temporadas, aniversario, cierre de campañas, eventos que cubrir y otra serie de momentos que se adecuan a la imagen de la empresa. No tenerlo es un error mortal para tu estrategia, tu público va a percibir rápidamente la poca organización que existe en tus canales de difusión.

Sin un plan los ausentismos serán recurrentes. Una publicación por día durante una semana y luego desaparición total por otras dos, deja solo una impresión en las personas: falta de interés.

No definir las medidas de contestación

Todas las marcas populares en Internet poseen una forma particular de responder y lidiar con los comentarios de su audiencia sean estos positivos o negativos. Algunos utilizan la formalidad y otros la irreverencia en sus contestaciones, pero tienen algo en común: ¡sí responden!

No definir las medidas de contestación deja entrever una estrategia deficiente para el monitoreo de las respuestas hacia el contenido posterior a su publicación. Visualiza a tu marca como si fuera un individuo y ponle una personalidad, así tendrás clara la manera en que esta contestaría a los usuarios. Nadie quiere comentar en una red social fantasma en donde nadie responde comentarios o lo hace de forma confusa.

La interacción constante con las personas te ayudará a que la calidad de respuesta aumente y se solidifique.

Carencias en contenido y mensajes

Las deficiencias en tu estrategia pueden llevar a que tu contenido y mensajes no sean de calidad óptima para generar la respuesta que buscas. Es importante tener claro el objetivo en la publicación de los textos, vídeos, imágenes, infografías y demás ¿qué quieres lograr a corto y largo plazo: qué te compren, compartan, que den su opinión…? Es lo primero que debes plantearte al compartir.

Hay que cuidar la presentación de los mensajes antes de publicarlos y su calidad, por eso la curación de contenidos es necesaria. Nada de errores ortográficos o textos sin imagen de presentación.

Un aspecto que puede comprometer tu contenido es un “copy-paste” constante. Intenta que al menos el 70 % de lo que compartas en las redes sea de tu autoría o en colaboración. Cita a los autores originales del material si lo tomaste de algún sitio, quitar su firma puede ocasionar problemas de credibilidad y malos comentarios.

Realiza una lluvia de ideas cada semana para crear contenido nuevo y fresco. Ten mecanismos de contingencia para esos momentos en los que te quedas sin ideas ¡no te preocupes! A todo bloguero o diseñador le puede pasar, pero no permitas que esto paralice tus publicaciones.

No enfocarte en tu audiencia

El posicionamiento de tu marca es necesario para tener mayor alcance, pero es un error escribir y crear contenidos para buscadores sin generar un plus para tu propia audiencia. Tu público es el que va a leer tus post, ver tu imagen y compartir tu vídeo, no Google u otro buscador.

Hay que encontrar el equilibrio y la armonía entre la optimización para buscadores y la humanización de los contenidos. Un punto que relega a tu audiencia es no aprovechar su interacción y actividad en tus redes. Anímalos a compartir y dar ideas para tus post o imágenes.

En redes sociales y sitios web tu comunidad es lo más importante y será tu principal fuente de inspiración si así lo deseas. Confía en ellos y busca apoyo en esos momentos de “mente en blanco”, realiza concursos con aportes de temas y que ellos te ayuden a construir el contenido.

No tener variedad de contenidos

No te conformes con crear imágenes, vídeos y textos como contenido para el público, atrévete a más e innova con infografías, ebooks, podcast, líneas de tiempo, animaciones, GIFs y otros que hagan resaltar tus mensajes. No se trata de caer en el exceso sino en sacar provecho a todas las herramientas de creación que ofrece Internet.

Puedes incluso reciclar contenido y darle nueva vida con una imagen y un vídeo. Si hace un año elaboraste un extenso artículo sobre la historia de la Navidad, en esta temporada recíclalo y crea una infografía o un audiovisual usándolo como referencia.

Tip: En la actualidad el material que genera más engagement y capacidad de recordación en la audiencia es la infografía. Comienza a probar herramientas como Canva, Easel.ly, Piktochart o Info.gram y juega con los diseños, formas y colores.

Usar el mismo contenido para todas las RRSS

Reciclar está bien, pero usar el mismo contenido para todas tus redes sociales está ¡muy mal! Cada plataforma digital tiene su personalidad y singularidades de publicación que son una ventaja para quien las usa. Crear un contenido genérico que se publique exactamente igual en Twitter, Facebook, Instagram y Google+ no funciona, ya que la audiencia y recursos allí presentes no son iguales.

Planifica mensajes únicos para cada rrss, suena repetitivo, pero aún es un error frecuente que afecta a tu estrategia de contenido. Esta guía por rápida te puede facilitar el proceso.

  • Instagram: Imágenes en buena calidad (el doble de la recomendada), colores vivos, utiliza hashtag, comparte textos de utilidad y da “like” a tus seguidores o público meta para obtener una respuesta. En esta red la inmediatez y la publicación de más de dos fotos al día no son tan importantes como en Twitter.
  • Twitter: Aquí la estrategia está en ser constante, publicar mensajes cortos e ingeniosos, despertar debates e interactuar con tu audiencia. No repitas el mismo mensaje día con día.
  • Facebook: Esta es una red de imparable crecimiento que sirve para compartir contenido variado, alcanza para todo. Lo de verdad importante es responder a la comunidad, pedir opiniones y utilizar las llamadas de acción. Las imágenes y vídeos obtiene más comentarios en este espacio, no los olvides.
  • Snapchat: El contenido exclusivo debe ir aquí, eventos en vivo, transmisiones y rutinas que pongan a tu audiencia en contacto íntimo con la marca.

Cuidado con los enemigos silenciosos

Otros errores que afectan tu estrategia son más sutiles, pero igual debes cuidarte de no caer en ellos:

  • No tener una plataforma de gestión de contenidos definida.
  • Llamados de acción de poca calidad.
  • Conocimiento pobre de la audiencia y sus necesidades.
  • Contenido poco persuasivo y atractivo.
  • Improvisación.
  • Ofrecer contenido comercial sin valor para los usuarios.
  • Manipular los resultados con seguidores ficticios.

¿Te has tropezado con alguno de estos errores que pueden arruinar tu estrategia de contenidos? Compártelo con nosotros en los comentarios y dinos cómo lo solucionaste.